REAL CLUB DE GOLF EL PRAT

Los orígenes se remontan a 1912 cuando se creó el Barcelona Golf Club en Pedralbes, iniciativa de unos apasionados del golf pertenecientes a la nobleza y a la aristocracia de Barcelona. Fue el primer club de golf de la ciudad de Barcelona que con el tiempo y debido al crecimiento de la ciudad tuvo que dar su primer salto cualitativo para instalar sus nuevas instalaciones, en 1954, en El Prat de Llobregat, junto al aeropuerto de Barcelona, con el nombre de Real Club de Golf El Prat.

Hoy en día, desde el año 2003 y debido a las ampliaciones del aeropuerto, ubicado en la finca de BonVilar, entre Terrassa y Sabadell y a sólo 30 minutos de Barcelona, cuenta con un entorno natural de 210 hectáreas, a las que se suman las 13.000 del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac que rodean las instalaciones.

En este paisaje idílico, Greg Norman diseñó 45 hoyos con un planteamiento único que fusiona la comodidad, al adaptar el campo a cada nivel y estilo de juego, con la belleza, al integrar de forma armónica los siete recorridos con la naturaleza. De hecho, el respeto al medio ambiente en todas sus facetas es una de las directrices básicas del club, la que le ha hecho merecedor de la ISO 14001 en reconocimiento al compromiso con la sostenibilidad.

El sello distintivo del Real Club de Golf El Prat alcanza su máximo esplendor en el área deportiva: es el club más galardonado de Europa y tiene numerosos profesionales en activo en los distintos circuitos nacionales y europeos. Un nivel de excelencia ratificado por las diez ocasiones en las que ha organizado y acogido el Open de España de golf.

El Real Club de Golf El Prat compagina su liderazgo en el ámbito de la competición con el talante familiar, que impregna todos los servicios.

PGA CATALUNYA GOLF

Inaugurado en 1999, PGA Catalunya Resort está avalado por la celebración de torneos profesionales y amateurs del máximo prestigio nacional e internacional, además de por su repetido y amplio reconocimiento del Stadium Course como uno de los mejores campos de golf de toda Europa. Además de contar con dos prestigiosos campos de golf, PGA Catalunya Resort es el fruto de una visión innovadora para el desarrollo de un ambicioso proyecto residencial.

El recorrido gerundense se ha caracterizado desde su fundación por su fuerte compromiso deportivo, convirtiéndose, apenas 10 meses después de su inauguración, en el único campo en acoger dos pruebas del PGA European Tour en tan escaso periodo de tiempo desde su puesta de largo, en concreto el Sarazen World Open en octubre de 1999 y el Open de España en abril de 2000, torneo que posteriormente volvió a acoger de nuevo en la edición de 2009, que concluyó con triunfo del francés Thomas Levet.

Un recorrido de enorme belleza

De enorme belleza, el Stadium Course se caracteriza por su dificultad, con multitud de árboles y agua jalonando su recorrido, de par 72 y 6.706 metros. Campo largo, apto para buenos pegadores, la precisión es sin embargo una virtud absolutamente necesaria para abordar cada uno de sus hoyos, destacando la abundancia de grandes lagos y de agua rodeando los greenes.

Perfectamente enclavado en la naturaleza, cada rincón de su recorrido ofrece paisajes y vistas singulares, con calles estrechas rodeadas de grandes árboles que asimismo protegen greenes situados, muchos de ellos, en lugares recónditos.

CLUB DE GOLF LLAVANERAS

Club de Golf Llavaneras, fundado en el año 1945 y ubicado a 34 km. del centro de Barcelona, es un Club de carácter familiar y acogedor, cuya prioridad es lograr la excelencia en los servicios que ofrece y en la atención al socio y a los visitantes.

El campo de 18 hoyos y Par 70 está asentado sobre 34 hectáreas de un terreno suave, con el diseño original del arquitecto británico F.W. Hawtree y ampliaciones posteriores de los diseñadores españoles Ramón Espinosa, Magí Sardà y Alfonso Vidaor. Técnicamente hablando, el Club de Golf Llavaneras ofrece un recorrido exigente, de 5.028 metros de largo con calles estrechas pero bien definidas, greenes de tamaño medio protegidos por bunkers y donde el agua tiene presencia en su justa medida a lo largo del mismo. Se trata de un campo apto para todo tipo de jugadores, desde los nóveles hasta los más experimentados.

Las vistas al mar durante todo el recorrido, la vegetación de la finca donde se asienta, que ofrece un hábitat inmejorable para una variada fauna, las excelentes condiciones climáticas durante todo el año, unido a un excelente mantenimiento del campo, transmiten al jugador sensaciones inolvidables y le invitan a repetir la experiencia.

Cabe destacar el hoyo 17, un par 4 de 262 metros de distancia, con el tee en alto que brinda unas inmejorables vistas sobre el campo y el Mar Mediterráneo de fondo y que invita a los pegadores más atrevidos a llegar a green en un golpe. A día de hoy el “hole in one” en este hoyo es un reto todavía no logrado.